Diversidad y conservación de Leguminosas en el Gran Chaco y conclusiones biogeográficas

Los autores, Matías Morales 1,2,3*, Luis Oakley 4,5, Angela L. Sartori 6, Virginia Y. Mogni 4, Margoth Atahuachi 7, Ricardo O. Vanni 2,8, Renée H. Fortunato 1,2,3, Prado Darien Eros 2,4,9 han publicado recientemente en PlosOne un artículo cuyo principal objetivo fue elaborar una checklist completa de todas las Leguminosas del Gran Chaco. Además, se estableció el estado de conservación de esas especies, con énfasis en los géneros de Leguminosas de mayor interés económico (como Arachis, Mimosa y Prosopis). En este trabajo se mapeó la ecorregión del Gran Chaco basándose en mapas actualizados e integrando el Chaco Húmedo y el Chaco Seco. Esto ratificó las anteriores definiciones que los autores han propuesto en otros trabajos, e incluye principalmente la región biogeográfica del Chaco y algunas áreas transicionales con los bosques tropicales estacionalmente secos (STDF-Seasonally Tropical Dry Forests) en el este de Paraguay y el noroeste argentino.

Ecoregión y subregiones del Gran Chaco(Grupo CEIBBO IICAR-CONICET)

El Gran Chaco es una gran región ecológica y geográfica que comprende el norte de Argentina, el centro-oeste paraguayo, sur de Bolivia y el extremo suroeste de Brasil. La región está caracterizada por su clima subtropical con un promedio de temperaturas de entre 18-22 grados centígrados, frecuentes heladas invernales y una precipitación anual de entre 500-1200 mm con un mínimo de 300 mm en partes del Chaco boliviano; se encuentran diferentes tipos de suelo habitualmente salinos-alcalinos. Esta región ha sido amenazada por la expansión de la agricultura en las últimas décadas; por esto, aumentar el conocimiento de la diversidad vegetal es crítico para propósitos de su conservación. Durante la primera mitad del siglo XX, los bosques de quebrachos (Schinopsis spp.) fueron devastados para obtener taninos y producción de durmientes para vías férreas. Desde la última mitad del siglo XX al presente, en particular en el Chaco Seco, la deforestación tuvo como fin particular la actividad agropecuaria, tanto para el engorde de ganado vacuno como la siembra de soja, esto último debido al desarrollo de la siembra directa y cultivares resistentes a herbicidas que facilitaron el cultivo, además del incremento en las precipitaciones y el precio de mercado de esta especie de interés agrícola.

En este trabajo se describe una lista exhaustiva de Leguminosas de la ecorregión del Gran Chaco, incluyendo el listado de especies endémicas. La familia Leguminosas es la tercera en diversidad en el Neotrópico. Siguiendo un riguroso límite espacial del Gran Chaco, se encontraron 98 géneros, 362 especies y 404 taxas específicos e intraespecíficos. Las Leguminosas del Gran Chaco pueden ser encontradas diseminadas en toda la ecorregión, aunque algunas pertenecen estrictamente al Gran Chaco y otras específicamente al Bosque Seco Tropical (STDF), aunque es en el Chaco Húmedo donde se registra la mayor riqueza en especies. El Chaco Seco y la zona del Chaco Serrano, ambas las más amenazadas, presentan los más altos porcentajes de especies exclusivas de la zona. Estos resultados sugieren que la diversificación de Leguminosas, ha sido más relevante en el Chaco Seco y Chaco Serrano, probablemente debido a sus condiciones ambientales altamente demandantes, lo que limita la dispersión de especies generalistas o invasoras.

Patrones de distribucion de dominios (lineage) de sudamérica(Grupo CEIBBO IICAR-CONICET)

Se torna muy difícil encarar la conservación de la biodiversidad en la ecorregión del Gran Chaco debido a la fuerte incidencia de las actividades agropecuarias y el cambio climático. La inclusión de nuevas tecnologías en agricultura y los incrementos en los ciclos de precipitaciones han conducido al cambio de uso de la tierra en el Chaco Seco y Chaco Serrano, especialmente en el sector argentino. Estas subregiones, concentran así el más alto porcentaje de especies endémicas o exclusivas de la familia Leguminosas, y quizá también de la mayoría de familias de plantas vasculares, cuyo estatus de conservación es incierto. De acuerdo a nuestra categorización del Gran Chaco, relata el artículo, hay muy poca información para los taxones referente a distribución y ocurrencia o solo existe de ciertas áreas que han sido amenazadas en el corto plazo, la mayoría por agricultura o cría de ganado.

 

Para acceder a la versión original del artículo: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0220151

 

En este trabajo participaron colaboradores de varias instituciones nacionales e internacionales, y se agradece la colaboración de los técnicos de los herbarios consultados, a Ezequiel Agüero de la Universidad de Catamarca, a Gloria Barbosa de la Universidad de Córdoba, y a José F. Valls del EMBRAPA-CENARGEN (Brasil). Los fondos para llevar adelante el proyecto provinieron de CONICET, INTA (PNNAT 1128053), Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico (CNPq, Brasil) (proyectos 620176/2008-3 y 552352/2011-0) y de la Troels Myndel Foundation (Dinamarca).

 

 

1- Instituto de Recursos Biológicos (CIRN–CNIA, INTA).

2 – Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

3 – Facultad de Agronomía y Cs. Agroalimentarias, Universidad de Morón.

4- Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Rosario.

5- Red List Authority Coordinator for the Temperate South American Plant Specialist Groups -International Union for Conservation of Nature (IUCN), Cambridge.

6- Universidade Federal de Mato Grosso do Sul, Instituto de Biociências, Laboratório de Sistemática Vegetal, Cidade Universitária.

7- Herbario Forestal Nacional M. Cárdenas, Centro de Biodiversidad y Genética, Universidad Mayor de San Simón, Final Jordan este, Casilla, Cochabamba, Bolivia.

8- Instituto de Botánica del Nordeste (IBONE), Corrientes.

9- Instituto de Investigaciones en Ciencias Agrarias IICAR (UNRCONICET).

Share on Facebook+1Share on LinkedInShare on TwitterShare on WhatsApp
© CONICET - Rosario